Madrid , 21 de Enero de 2018

HISTORIA de Madrid

Evolución de la ciudad

Crecimiento urbano:

Desde el siglo IX al 1939...
Lista de lugares de interés de ...

MADRID BARROCO (1600 - 1725)

[VOLVER ] al plano >>

[ INFORMACIÓN ] sobre...

PALACIO DE LOS CONSEJOS

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


[ OBTENER ] mas información

Sabías que..

Dirección: Calle Mayor, 79, c/v Pretil de los Consejos, 2, c/v Calle de Bailén, 23.

Este palacio es uno de los pocos ejemplos que quedan en Madrid de la arquitectura residencial nobiliaria del siglo XVII. Todavía no se sabe con certeza quien proyectó sus trazas, pues hay algunos estudiosos que se decantan por atribuir su autoría al celebre arquitecto madrileño Francisco de Mora y otros al capitán Alonso de Trujillo, constructor de la villa de Lerma en la provincia de Burgos.
En lo que sí se coincide es que el arquitecto Juan Gómez de Mora, sobrino del citado Francisco, participó en su construcción desde el inicio de sus obras en 1611. El palacio se realizó para residencia de los Duques de Uceda que a la sazón eran Cristóbal de Sandoval y Rojas, hijo del Duque de Lerma, y Mariana Manrique de Padilla, hija del Adelantado Mayor de Castilla. Se concibió con una cierta similitud al Alcázar de los Austrias, pues tenía el aspecto de fortaleza, contaba con dos patios interiores, no le faltaban los chapiteles de estilo flamenco, hoy desaparecidos, e incluso en 1615 el duque fundó el Convento del Santísimo Sacramento como un anexo del palacio. Sus trazas y dimensiones venían a reflejar la munificencia y el poder del Duque de Uceda, una vez que había derrocado y sustituido a su padre en el ministerio privado de la monarquía de Felipe III. Sin embargo, los duques de Uceda no lo vieron concluido, ya que al poco tiempo de morir Felipe III (1621) se embargaron parte de sus bienes y fueron desterrados de la corte.
A partir de este momento el palacio estuvo regentado por la Real Hacienda y se empleó como residencia de personas reales, de cortesanos y de nobles principales vinculados al servicio del rey. Fue habitado por Luis Méndez de Haro, Marqués del Carpio y favorito de Felipe IV después de la caída de Olivares, en cuyo cuarto el 30 de noviembre de 1654 se produjo un incendio que ocasionó grandes destrozos en el palacio. En 1679 se encarga su restauración y terminación al arquitecto Felipe Sánchez, en cuyas obras también trabajan Bartolomé Hurtado García y Francisco Herrera el Mozo. Remozado el inmueble pasó a habitarlo la viuda de Felipe IV, la reina madre Mariana de Austria, hasta el día de su muerte el miércoles 16 de mayo de 1696 a los 63 años.
La falta de espacio en el viejo Alcázar hizo que en 1717 Felipe V diera la orden de trasladar a este palacio los consejos de Castilla, Indias, Órdenes y Hacienda, con sus respectivos tribunales, oficinas, contadurías y tesorerías. Desde este momento el edificio fue conocido y denominado Palacio de los Consejos, denominación que se mantuvo después de la muerte de Fernando VII y durante largo tiempo con los gobiernos liberales. Todavía en 1854 era sede del Consejo Real, más tarde del Consejo de Estado, además de Tribunal Supremo de Justicia, Tribunal de las Órdenes Militares y de contar con gran variedad de dependencias, como las dedicadas a la Lotería.
En 1901 se hubo de reformar y regularizar parte de la planta debido a la nueva alineación que tomó la calle de Bailén para unirse con el viaducto, y, de nuevo, en 1960 se realizó otra importante reforma en el inmueble con objeto de recuperar su aspecto original, devolviéndole la nitidez a los granitos en cornisas, impostas, vanos, portadas, columnas, y a los ladrillos en los lienzos de la fachada. Durante gran parte del siglo XX el palacio siguió siendo la sede del Consejo de Estado y con anterioridad a la Guerra Civil se estableció el Gobierno Militar y la Capitanía General de Madrid, institución militar que permanece en la actualidad.
Volver a la cabecera de la página