Madrid , 22 de Enero de 2018

HISTORIA de Madrid

Evolución de la ciudad

Crecimiento urbano:

Desde el siglo IX al 1939...
Lista de lugares de interés de ...

IMPACTO DE LA CORTE (HASTA 1600)

[VOLVER ] al plano >>

[ INFORMACIÓN ] sobre...

CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE ATOCHA

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


[ OBTENER ] mas información

Sabías que..

Este convento de padres dominicos fue fundado en 1523 por Fray García de Loaysa (posteriormente inquisidor general) y Fray Juan Hurtado de Mendoza (confesor de Carlos V) en virtud de un breve de Adrián VI.
Aunque la advocación del convento era la Nuestra Señora de la Asunción, desde su fundación va a ser más conocido por Nuestra Señora de Atocha, ya que los dominicos lo construyeron sobre una antigua ermita en donde desde antiguo se daba culto a dicha advocación de la Virgen.
En efecto, ya las Cantigas de Alfonso X el Sabio hacen mención de este lugar sobre el que se construyó el convento, por lo que durante el Antiguo Régimen, Nuestra Señora de Atocha se convirtió en el centro de culto más emblemático de la ciudad. Así, cuando había sequía, los madrileños acudían a Atocha con el cuerpo de San Isidro para que intercediera ante la Virgen y conseguir la deseada lluvia. También allí acudía la monarquía, a solicitar de Nuestra Señora su favor en las campañas militares. Esta enorme devoción hizo de la Virgen de Atocha la patrona por excelencia del Madrid del Antiguo Régimen, eso si, en rivalidad permanente con Nuestra Señora de la Almudena.
En cuanto al edificio, debió ser una de los más grandes y capaces que tuvo Madrid. Según Antonio Ponz, su iglesia estaba precedida de una lonja con soportales cerrada con verjas de hierro. Desde la lonja, se accedía al interior del templo a través de una sencilla portada decorada con un escudo con las armas del Rey, y una estatua de Santo Domingo.
En su interior, lo más notable era sin ninguna duda la Capilla de Nuestra Señora de Atocha, de Patronato Real a partir de Felipe II, y reedificada varias veces a lo largo de su historia. Situada en el lado de la epístola, según Antonio Ponz estaba rodeada de una tribuna que servía para colocar banderas y estandartes tomados al enemigo en batalla. También resultaba muy interesante la capilla mayor, cuyo patronazgo tenían los condes de Nieva, y en donde destacaba el altar, compuesto por varios cuerpos, y decorado con ocho pinturas de Angelo Nardi que representaban la vida de Jesucristo.
En 1809 los franceses destinaron el edificio a cuartel, quedando arruinado tras la guerra de la independencia, por lo que en época de Fernando VII fue reedificado casi por completo. Por último, en 1836, con la desamortización de Mendizábal, el edificio pasó a ser propiedad del Patrimonio Real, siendo destinado el convento a Cuartel de Inválidos y su iglesia, a parroquia castrense. Fue demolido entorno a 1890, construyéndose en su lugar la Basílica de Nuestra Señora de Atocha.
Volver a la cabecera de la página