Madrid , 23 de Enero de 2018

HISTORIA de Madrid

Evolución de la ciudad

Crecimiento urbano:

Desde el siglo IX al 1939...
Lista de lugares de interés de ...

IMPACTO DE LA CORTE (HASTA 1600)

[VOLVER ] al plano >>

[ INFORMACIÓN ] sobre...

MONASTERIO DE DOÑA MARIA DE ARAGON

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


[ OBTENER ] mas información

Sabías que..

Fue fundado en 1590 con el nombre de Colegio de la Encarnación, de religiosos agustinos calzados. No obstante, a lo largo de su historia ha sido más conocido por el nombre de Colegio de Doña María de Aragón en honor a su fundadora, Doña María de Córdoba y Aragón, dama de la reina doña Ana de Austria e hija de don Álvaro de Córdoba, caballerizo mayor de Felipe II.
El convento, se estableció en un principio sobre unas casas en la calle de Reloj que para tal efecto compró su fundadora, y en donde entraron los religiosos el 3 de abril de 1590, siendo su primer rector fray Alonso de Orozco, confesor de doña María. Pero pronto este primer emplazamiento quedó pequeño para las necesidades de la comunidad, por lo que el 20 de enero de 1591, Felipe II les donó unos terrenos contiguos a las primitivas casas donde construyeron su iglesia y casa principal.
En cuanto al edificio, la documentación que se conserva presenta algunas contradicciones sobre la autoría de su construcción. Muchos cronistas sostienen que fue obra del célebre Dominicus Theotocópuli, más conocido como el Greco, aunque lo más probable es que fuera construido por el arquitecto Francisco de Mora siguiendo un proyecto trazado por Juan de Valencia. Lo que si sabemos con certeza es que Juan de Villanueva lo reformó en 1781.
El convento, que pasó a ser de patronato real por disposición testamentaria de su fundadora, incluyó estudios públicos en 1679; concretamente dos cátedras de teología escolástica y tres de filosofía, convirtiéndose en una de las instituciones culturales más importantes del Madrid del Antiguo Régimen.
Durante la ocupación francesa los religiosos fueron expulsados del cenobio y desde el 2 de mayo de 1814 su iglesia se convirtió en Salón de Sesiones de las Cortes de Cádiz, hasta entonces celebradas en el teatro de los Caños del Peral.
Con el regreso de Fernando VII el edificio fue devuelto a los agustinos y permanecieron en él hasta el inicio del Trienio liberal (1820-1823), en que vuelve a destinarse otra vez a Salón de Cortes. Tras la reacción absolutista de 1823, es otra vez devuelto a los agustinos, quienes volvieron a ocuparlo hasta que definitivamente, tras las primeras medidas desamortizadoras decretadas en 1835, pasó a albergar el Palacio del Senado.
Volver a la cabecera de la página