Madrid , 24 de Enero de 2018

HISTORIA de Madrid

Evolución de la ciudad

Crecimiento urbano:

Desde el siglo IX al 1939...
Lista de lugares de interés de ...

IMPACTO DE LA CORTE (HASTA 1600)

[VOLVER ] al plano >>

[ INFORMACIÓN ] sobre...

CASA DEL TESORO

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


[ OBTENER ] mas información

Sabías que..

Durante el siglo XVI, el antiguo Alcázar de Madrid fue remodelado profusamente para convertir lo que antaño había sido una antigua fortaleza, en un palacio real capaz de albergar al rey y a su corte.
Pero el ancestral castillo medieval no solo fue remozado, sino que además, sus dependencias fueron extendiéndose por los alrededores: al sur con la construcción de las Caballerizas Reales, al norte con la plaza del Picadero y los jardines de la Priora, y hacia el Este, con la construcción de las Casas de Oficios, las cocinas nuevas y la Casa del Tesoro.
En cuanto a estas últimas, fueron construidas a partir de 1568 tras la compra a don Bernardino de Mendoza de lo que en lo sucesivo se llamará la Casa del Tesoro. Posteriormente, se adquirió el espacio que quedaba entre la Casa del Tesoro y el Alcázar para construir las nuevas dependencias de las cocinas y oficios. Todo este nuevo complejo tenía comunicación directa con el Alcázar mediante un pasadizo.
Con la fundación del Monasterio de la Encarnación en 1611, esta zona sufrió una ampliación importante, ya que se construyó un nuevo pasadizo que unía el Monasterio con la Casa del Tesoro. Con esta nueva construcción, los reyes podían acceder directamente a la Encarnación desde palacio.
Durante el reinado de Felipe V, la Casa del Tesoro fue remodelada para instalar en su interior la Biblioteca Real, antecedente de la Biblioteca Nacional.
Todo el complejo fue derribado por José Bonaparte y hoy su lugar lo ocupa la plaza de Oriente.
Enterrados bajo esta plaza estaban los sótanos y lienzos de las fachadas del edificio, así como el pavimento de la calle del Tesoro, en la fachada sur, que desaparecieron al construirse el aparcamiento subterráneo y el túnel de la calle Bailén.
Volver a la cabecera de la página