Madrid , 22 de Enero de 2018

HISTORIA de Madrid

Evolución de la ciudad

Crecimiento urbano:

Desde el siglo IX al 1939...
Lista de lugares de interés de ...

MADRID EN EL SIGLO XIV

[VOLVER ] al plano >>

[ INFORMACIÓN ] sobre...

CONVENTO DE SAN FRANCISCO EL GRANDE

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


[ OBTENER ] mas información

Sabías que..

Fundado en 1217, el convento de San Francisco el Grande fue, tras el de San Martín, el segundo cenobio construido en la villa de Madrid. Según la tradición, su origen se debe al propio San Francisco de Asís, quien sobre una pequeña ermita extramuros fundó esta comunidad de religiosos franciscanos observantes bajo la advocación de Jesús y María.
El convento, que debió ser en sus orígenes pequeño y poco capaz, fue creciendo poco a poco debido a las limosnas de los fieles, y a finales del siglo XIV fue renovado por otro de mejor fábrica.
Según nos cuenta Álvarez y Baena, varias de las principales familias de la villa así como personajes cercanos a la corte, profesaron una gran devoción a este convento contribuyendo a su engrandecimiento; Rui González Clavijo, camarero del rey Enrique el doliente, levantó a su costa la capilla mayor de la iglesia, y familias como los Vargas o los Lujanes fundaron capillas propias, memorias pías y suntuosos túmulos. Aquí, estuvieron enterrados personajes como el marqués de Villena, doña Juana de Portugal –esposa de Enrique IV-, o el embajador de la república de Venecia, Leonardo Mauro.
Tras el establecimiento de la Corte en 1561, San Francisco el Grande se convirtió en uno de los edificios religiosos más importantes del Madrid del Antiguo Régimen; en él se situó la sede de la Obra Pía de Jerusalem, y además estuvo estrechamente vinculado a la Casa Real, ya que en él solían celebrarse numerosas ceremonias reales.
En 1760, los frailes decidieron demoler el convento para construirlo de nuevo, desapareciendo así la iglesia, las capillas, y todo el claustro principal. El nuevo edificio, fue realizado sucesivamente bajo la dirección de los arquitectos fray Francisco Cabezas, Antonio Pló, y finalmente Francisco Sabatini, quien finalizó las obras en 1776.
En 1808, durante la invasión napoleónica, el convento fue ocupado por las tropas de Murat desalojando a los frailes. En un primer momento, José I pensó en destinar el edificio a Salón de Cortes, aunque al final, por Decreto de 3 de marzo de 1812 acabó convirtiéndose en hospital.
Tras la guerra de la independencia los franciscanos vuelven a ocupar el convento en el que residieron hasta la desamortización de Mendizábal en 1836, año en el que es definitivamente suprimido. Hoy en día, únicamente queda en pie su iglesia, conocida por el nombre de basílica de San Francisco el Grande.
Volver a la cabecera de la página