Madrid , 24 de Noviembre de 2017

HISTORIA de Madrid

Crecimiento urbano
Madrid Medieval ...

[ VISUALIZAR ] referencias del Madrid Actual

[ CONTINUAR ] siguiente mapa >>

MADRID MEDIEVAL



En el Siglo XII (hasta 1200)




Madrid Corte

En el Siglo XVI (hasta 1500)

En el Siglo XVI (hasta 1600)

En el Siglo XVII (hasta 1700)

En el Siglo XVIII (hasta 1800)

Madrid Capital

En el Siglo XIX (hasta 1845)

En el Siglo XIX (hasta 1875)

En el Siglo XIX (hasta 1900)

En el Siglo XX (hasta 1916)

En el Siglo XX (hasta 1930)

En el Siglo XX (hasta 1939)

Sabías que..

Con la muerte del califa Al-Mansur (Almanzor) en el año 1002 se aceleró la fragmentación del califato de Córdoba en pequeños reinos, llamados taifas. Esta circunstancia fue aprovechada por los reinos cristianos de León y Castilla para iniciar su expansión sobre los territorios del Islam.
La expansión cristiana se sustentaba en un aumento de la presión demográfica, en la necesidad de obtener nuevas tierras de cultivo, en los continuos progresos militares y motivaciones del orden feudal, y en una ideología creciente sobre la legitimidad de la reconquista.
Fernando I inició las conquistas en tierras portuguesas en 1055 y su hijo Alfonso VI las continuó hacia la España meridional con la toma del reino de Toledo en el 1085. Esta acción permitió trasladar la frontera a la meseta sur y contribuir al repoblamiento cristiano entre el Duero y el Sistema Central.
La toma de Toledo implicó que ciudades, castillos y fortalezas como Santa Olalla, Maqueda, Alamín, Canales, Talamanca, Uceda, Hita, Ribas, Guadalajara y el propio Madrid, capitularan sin oponer resistencia. Sin embargo, bajo órbita cristiana Madrid siguió desempeñando un papel fronterizo y militar de primer orden, debido a que entre finales del siglo XI y durante el siglo XII los almorávides primero y los almohades después protagonizaron feroces ofensivas contra el reino de Toledo y su entorno.
Esto hizo que la ciudad creciera poco y que a lo largo del siglo XI se construyera la muralla cristiana. El nuevo recinto envolvía un perímetro de 33 hectáreas aunque no toda la morfología del casco era trama urbana, pues gran parte de la vaguada de la calle de Segovia era suelo agrícola y las amplias zonas que constituían el Alcázar, el Campo del Rey y el espacio inmediato intramuros de la ciudad estaban destinadas a usos militares y defensivos, resultando que las edificaciones y el trazado viario de las calles sólo alcanzaban una extensión de 20 hectáreas. El trazado viario contaba con varios ejes principales, siendo el más importante el que unía las puertas de Guadalajara y de Santa María, y que actualmente se corresponde con el último tramo de la calle Mayor.
El resto de la retícula es muy irregular, herencia de los árabes, donde cabe destacar las plazas de la Paja, de Santiago y la de Santa María. Próximo a la ciudad, en la zona nororiental se localiza el primer arrabal que tubo la ciudad.
Su origen está vinculado a la fundación monástica de San Martín quien obtuvo del rey Alfonso VII el privilegio de carta puebla en 1125. En virtud de este privilegio se fueron poblando y ocupando los terrenos de sus inmediaciones, formando un pequeño núcleo urbano en torno a dos calles ortogonales entre sí y rodeado por un pequeño murete que discurría por los límites que marcaba la carta puebla.
Volver a la cabecera de la página