Madrid , 19 de Agosto de 2017

DESCUBRE MADRID

Monumentos, lugares, personajes ...

Nueva selección por zonas de Madrid:

Lista de Resultados por ...

Ruta de : PUENTE SEGOVIA

[ VOLVER ] a mapa de situación >>

  [ AYUDA ] sobre mapa


Leyenda del Mapa
Establecimientos con carácter histórico (interactivos)
Manzanas
Agua
Jardines
 
Uso de controles
Zoom(aumentar)

Zoom(disminuir)

Identificación- Arrastrar
(Botones alternativos)

Sabías que..

Cuando Felipe II instaló su corte en Madrid en 1561 la ciudad no contaba con vías urbanas e infraestructuras suficientes para hacer más fácil el acceso a su residencia en el Alcázar. Por esta razón se pusieron en marcha algunos proyectos de reforma, como por ejemplo, la creación de la calle Real Nueva, que en realidad venía a ser la remodelación y nivelación del trazado de la calle de Segovia con objeto de canalizar el tráfico de carruajes y abastos hacia el oeste y de abrir un acceso transversal más directo hacia el Alcázar. Esta calle Real Nueva estaría precedida por un nuevo puente que se habría de construir sobre el río Manzanares en sustitución de los dos que había y que se conservaban en mal estado. De todo este proyecto sólo se construyó el Puente de Segovia y se retranquearon algunas casas para alinear la calle de Segovia hasta su encuentro con la iglesia de San Pedro.
El Puente de Segovia se cree que fue construido entre 1582 y 1584 por el arquitecto Juan de Herrera, con una estructura en granito de nueve arcos de medio punto almohadillados. En 1648 tuvo que ser reparado el tablero superior por el arquitecto José de Villarreal, y en 1704 Teodoro Ardemans construyó una puerta en su frente para dotar de mayor magnificencia esta entrada de la Corte. Durante la Guerra Civil quedó totalmente destruido y aprovechando que iba ser reconstruido se le dio mayor anchura. Hasta bien entrado el siglo XX la imagen de los lavaderos y de los tendederos dominó ambas márgenes del río Manzanares. Madrid no era una excepción con respecto a otras ciudades y pueblos de la época, de hecho las lavanderas constituían un gremio de los más numerosos que permitía a multitud de mujeres un medio de subsistencia, que por cierto era bastante precario.
Con la expansión urbana de la segunda mitad del siglo XIX, que tuvo como acicate el Anteproyecto de Ensanche de 1857, en los alrededores del Puente de Segovia y en ambas márgenes del río se fue formando el nuevo barrio del Puente de Segovia. Una parte de este barrio se encontraba junto a la carretera de Extremadura y la Casa de Campo, formando una retícula ortogonal compuesta por pequeñas manzanas rectangulares y mayoritariamente poblado por gentes de la clase obrera. Próximo a este caserío se encontraba la desaparecida Estación de Goya, que enlazaba la capital por una línea de ferrocarril de vía estrecha con las localidades de Villa del Prado, Navalcarnero y Almorox. Llevaba el nombre del célebre pintor porque estuvo emplazada sobre el solar de la conocida Quinta del Sordo, apodo de Goya. La otra parte del barrio del Puente de Segovia se desarrollaba al otro lado del río, al sur de la calle de Segovia, estando más integrando con el casco viejo aunque en principio dominado por establecimientos industriales y fabriles, pues por aquí discurría la vía ferroviaria de circunvalación y tenía su cabecera la estación Imperial.
Al norte de este barrio, cruzando la calle de Segovia se encuentra la ermita de la Virgen del Puerto. Esta emplazada en el paseo de la Virgen del Puerto, a espaldas del Campo del Moro, fue mandada construir en 1718 por el Marqués de Vadillo, corregidor de la Villa, para embellecer este entorno de la ciudad que por entonces era objeto de una profunda remodelación, luego continuada durante el reinado de Carlos III. En 1945 se reconstruyó la ermita porque había sido totalmente destruido durante la Guerra Civil (1936-1939), y para su posterior conservación fue declarada Monumento Nacional. Próximo a la ermita se encuentra el Parque de Atenas, que fue construido y ajardinado en 1971 sobre el solar que ocupó la Tela. Este lugar que antiguamente fue parte del Campo del Moro, lo compró Felipe II en 1590 para establecer la tela de la corte, nombre medieval con el que se designaba el espacio donde los caballeros realizaban sus justas. Y es que a estas alturas del siglo XVI era frecuente entre los príncipes y cortesanos los juegos, ritos y ceremonias caballerescas de la época medieval.
Volver a la cabecera de la página