Madrid , 23 de Enero de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

Ronda de Valencia

Seleccionar monumento para obtener información:


CASA DE BAÑOS



CASA DE BAÑOS

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Ronda de Valencia, 18.

Las casas de baños comenzaron a proliferar en Madrid entre las décadas de 1820 y 1830. Normalmente estaban abiertas durante los meses de verano y sólo muy pocas de ellas abrían todo el año. Contaban con baños gaseosos y de vapor, e incluso realizaban servicios a domicilio.
A través del “Manual de Madrid” de Mesonero Romanos (1831) sabemos que los precios por baño iban de 6 a 10 reales en función de la elegancia del establecimiento y el tipo de servicio, y eran muy frecuentadas las casas de la Victoria, en el café de Lorencini, y entre otras, las de las calles del Caballero de Gracia, Fuencarral, Santa Bárbara, plaza de Oriente y la frontera al cuartel de Guardias de Corps.
En los meses de verano era frecuente que la mayoría de los madrileños acudieran a las orillas del Manzanares, donde los baños se realizaban en unos pozos que se excavaban en la arena y se cubrían con una barraca de esteras. El resto del año, a diferencia de los antiguos pobladores árabes, el madrileño era poco amigo de las abluciones.
En 1876 según nos cuenta el escritor Fernández de los Ríos en su Guía de Madrid, la situación de las casas de baños no había cambiado mucho desde comienzos del siglo XIX, con lo que estos establecimientos eran a todas luces insuficientes para una población que rondaba los 400.000 habitantes. Al parecer estaban ubicados en lugares de reducidas dimensiones y la mayoría de ellos carecía de equipamientos adecuados. En esos momentos destacaban una docena de casas de baños: la de San Felipe Neri, la de Oriente, la de la Estrella, la de los Campos Elíseos, la de la Flora, la de Jardines... Y es que el madrileño seguía decantándose por su remojón estival en los pozos del Manzanares, en un agua que a juzgar por las impresiones de este escritor no debían reunir las condiciones más adecuadas para lavarse.
Esta casa de baños de la Ronda de Valencia, recientemente derribada, constituía un ejemplo muy característico de los baños del Madrid del siglo XIX. No obstante, las personas que no disponen de otros medios podrán venir a lavarse a las nuevas instalaciones que se están construyendo en su lugar.
Volver a la cabecera de la página