Madrid , 23 de Julio de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

Calle de Toledo

Seleccionar monumento para obtener información:


COLEGIATA DE SAN ISIDRO
CONVENTO DE LA LATINA
INSTITUTO DE SAN ISIDRO
LA FUENTECILLA
PORTAL DE COFREROS



COLEGIATA DE SAN ISIDRO

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Calle de Toledo 37.

Se trata de la Iglesia del antiguo Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, construida entre 1622 y 1664 por los arquitectos jesuitas Pedro Sánchez y Francisco Bautista.
Ya el primer colegio jesuita fundado en 1564 sobre este mismo emplazamiento –y cuyo solar había sido cedido a la Compañía por doña Leonor Mascareñas, dama de la emperatriz Isabel y de doña María de Portugal- tuvo una primera iglesia bendecida el 23 de enero de 1567 con la advocación de San Pedro y San Pablo.
El acontecimiento clave para la construcción de la actual iglesia, y del vecino Colegio Imperial –actual Instituto San Isidro-, fue la enorme fortuna que la Emperatriz doña María de Austria dejó a la Compañía de Jesús tras su fallecimiento en 1603, con el propósito de que reconstruyeran de nueva planta todo el complejo.
Tras un largo litigio entre los diversos herederos de la emperatriz, el proyecto de la nueva iglesia fue realizado en 1620 por el arquitecto jesuita Pedro Sánchez, dos años después comenzó las obras y se encargó de su dirección hasta 1633. A partir de este momento se hizo cargo de la construcción el también jesuita Francisco Bautista, hasta su conclusión en 1664. Tan dilatada obra no impidió que la iglesia fuera consagrada el 23 de septiembre de 1651 por el Nuncio Julio Raspelosi, bajo la advocación de San Francisco Javier.
Tras la expulsión de los jesuitas en 1767 la iglesia se transformó en colegiata, cambiando su advocación a San Isidro, y pasando a albergar desde ese momento los restos del Santo Patrón madrileño y su esposa, Santa María de la Cabeza.
Con la creación de la Diócesis de Madrid Alcalá el 7 de marzo de 1885, la colegiata se convirtió en Catedral provisional de Madrid, rango que ostentó hasta que en 1993 se acabaron las obras de Nuestra Señora de la Almudena, volviendo a recuperar el título de colegiata.
En cuanto al edificio, se trata de la iglesia más monumental del barroco madrileño. Para la realización del proyecto, Pedro Sánchez siguió el modelo adoptado en la iglesia del Gesú de Roma, esto es, una planta de cruz latina de una sola nave, con capillas laterales, crucero y cúpula. En el exterior destaca su fachada monumental, labrada en granito y compuesta por un cuerpo central de cuatro columnas corintias, flanqueado por dos pilastras del mismo orden a cada lado. Sobre este cuerpo, se levantan dos torres de planta cuadrada que no se llegaron a terminar.
El templo resultó muy dañado por un incendio ocasionado en 1936, destruyendo buena parte de sus capillas interiores, así como innumerables obras de arte de incalculable valor. El fuego también afectó a las cubiertas, que acabaron por hundirse en su mayor parte. Estos hechos motivaron que tuviera que ser reconstruida en la posguerra por el arquitecto Javier Barroso, quien realizó algunas alteraciones respecto al edificio original, entre ellas, la culminación de las torres que habían quedado inacabadas.
Volver a la cabecera de la página