Madrid , 20 de Julio de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

CONVENTO DE SANTA ISABEL

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Calle de Santa Isabel, 48

Por iniciativa de una mujer llamada Prudencia Grillo, el fraile agustino Alonso de Orozco fundó en 1589 una comunidad de religiosas agustinas, en unas casas de la calle del Príncipe que habían sido cedidas por tan generosa señora.
Para este propósito vinieron desde Ávila cuatro religiosas del monasterio de Santa María de Gracia, tomando la posesión del cenobio el 24 de diciembre de ese mismo año.
Allí estuvieron las religiosas hasta que en 1610, la reina Margarita de Austria, esposa de Felipe III, dispuso su traslado a su emplazamiento actual, más concretamente a la llamada “Casilla”, un edificio que había pertenecido a Antonio Pérez y estaba emplazado en la calle de Santa Isabel, junto a un colegio regentado por las mismas religiosas que Felipe II había fundado en 1595.
El 4 de diciembre de ese mismo año, los reyes tomaron el patronato del convento y lo pusieron bajo la dirección del Capellán Mayor de la Real Casa. Al año siguiente, el arquitecto Francisco de Mora se encargó de realizar el proyecto de obras que transformaría el antiguo edificio en un nuevo convento, si bien, de la dirección de los trabajos se encargaría el religioso carmelita Fray Alberto de la Madre de Dios.
En cuanto a la Iglesia, Alonso Pérez de Guzmán, Patriarca de las Indias, puso la primera piedra el primer domingo de octubre de 1639. Las obras fueron dirigidas por Juan Gómez de Mora y Jerónimo Lázaro Goiti hasta la muerte de ambos en 1648 y 1649, respectivamente. En 1655, el hijo de este último, Pedro Lázaro Goiti, continuó con las obras hasta su conclusión en 1665.
En 1701 un importante incendio devastó prácticamente la iglesia, con lo que se tuvieron que realizar muchos esfuerzos para llevar a cabo su reconstrucción. El nuevo templo se levantó con las trazas que presenta en la actualidad y fue de nuevo consagrado el 29 de junio de 1766, por el Inquisidor General y arzobispo de Farsalia, Manuel Quintano Bonifaz.
Lamentablemente la iglesia volvió a arder en 1936, a comienzos de la Guerra Civil, y gran parte de la decoración interior fue pasto de las llamas. Acabada la beligerancia la iglesia fue restaurada en la posguerra.
Volver a la cabecera de la página