Madrid , 22 de Julio de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

Calle de San Buenaventura

Seleccionar monumento para obtener información:


CAPILLA DEL SANTO CRISTO DE LOS DOLORES
SEMINARIO CONCILIAR DE MADRID



CAPILLA DEL SANTO CRISTO DE LOS DOLORES

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Calle de San Buenaventura, 1.

Esta capilla prebarroca de la Venerable Orden Tercera de San Francisco es Monumento Nacional desde 1969, por su singular belleza y decoración.
El origen de este templo se remonta a 1617, cuando hay noticias de que los frailes del antiguo Convento de franciscanos de Jesús y María se deciden a instalar una capilla nueva e independiente de su recinto conventual, aunque próxima a él. A partir de 1623 se empezaron a adquirir y reunir los terrenos que constituirían el futuro solar de la capilla, entre los que también se encontraban algunas posesiones cedidas por los frailes, como el Comisariato franciscano de Indias.
La nueva capilla fue construida entre 1662 y 1668 por el alarife Marcos López, siguiendo las trazas proyectadas por el jesuita Francisco Bautista y por el pintor y escultor Sebastián de Herrera. El templo consta de una sola nave longitudinal, rematada con bóvedas de cañón y lunetos picudos, por un presbiterio de bóveda baída que alberga el altar mayor y todo el conjunto se halla coronado con una cúpula sobre pechinas que se eleva a la altura del crucero.
Especial mención merece por su bella factura el baldaquino que custodia la imagen del Cristo de Dolores, en el altar mayor, proyectado por el propio Sebastián de Herrera y realizado en 1664 por el carpintero Juan Ursularre Echevarría, empleando en su composición maderas, jaspes y mármoles.
En 1968 la Venerable Orden Tercera, dependiente de la comunidad franciscana de San Francisco el Grande, acometió una desatinada reforma del templo para adaptarlo a las necesidades de la liturgia moderna. En este sentido, desapareció la ornamentación barroca, se perdieron cuatro retablos churriguerescos, se cambio de sitio el altar causando destrozos en el baldaquino, se derribó el coro y se tabicaron los arcos laterales, las puertas y las ventanas de la cabecera.
Estos hechos, denunciados por el diario Madrid, propiciaron la intervención de la Dirección de Bellas Artes, que en su objetivo de devolverle al templo su aspecto original, sancionó a la V.O.T. e inició los tramites para declarar la capilla monumento nacional, requisito indispensable para que interviniera directamente el Estado y el Servicio de Monumentos en su restauración.
Volver a la cabecera de la página