Madrid , 23 de Julio de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

CATEDRAL DE LA ALMUDENA

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Calle Mayor, 90.

Desde su conquista por Alfonso VI entorno al año 1085 y hasta muy avanzado el siglo XIX, Madrid perteneció en lo eclesiástico al arzobispado de Toledo, lo que motivó que hasta fechas muy tardías la ciudad careciera de catedral.
Bien es cierto que tras el establecimiento de la Corte en 1561 hubo algunos intentos de convertir a Madrid en sede episcopal, llegándose incluso a poner la primera piedra de una catedral en 1623. No obstante, todos ellos se paralizaron debido al desinterés de los monarcas, y sobre todo, a las numerosas trabas impuestas por la mitra toledana reticente a que Madrid y su tierra escaparan a su jurisdicción.
Finalmente, el 7 de marzo de 1885 el Papa León XIII ordenó la creación de la Diócesis de Madrid-Alcalá, lo que significaba que por fin la Villa tuviera su anhelada Catedral.
Desde el principio, las autoridades eclesiásticas decidieron que ésta debía ser la nueva iglesia que dedicada a Nuestra Señora de la Almudena se estaba construyendo junto a palacio, y cuyas obras habían empezado en 1883 bajo la dirección del arquitecto Francisco de Cubas. No obstante, como sus obras estaban en la fase inicial, se decretó que la Colegiata de San Isidro se convirtiera en catedral provisional mientras se acababa el nuevo templo. Pero no acabaron aquí las dificultades, ya que la envergadura del proyecto de Cubas y la falta de recursos económicos hicieron que las obras se prolongaran durante más de un siglo.
En efecto, el proyecto del marqués de Cubas de realizar una catedral inspirada en los mejores ejemplos del gótico del siglo XII pronto se vio que era irrealizable. De hecho, lo único que se realizó siguiendo el proyecto original fue la cripta neorrománica.
Sobre la cripta, y tras la muerte de Cubas en 1899, los arquitectos que le sucedieron empezaron a construir la catedral simplificando enormemente el proyecto. Aún así, pronto llegó la falta de recursos económicos que hizo que durante años se paralizaran las obras.
Tras este paréntesis, en 1950 el proyecto fue retomado por los arquitectos Fernando Chueca Goitia y Carlos Sidro, quienes dieron un vuelco al primitivo proyecto ideado por el Marqués de Cubas, enmascarando la estructura neogótica con unas fachadas neoclásicas que armonizaran con el Palacio Real. Pero como ya era costumbre, en 1969 volvieron a aparecer problemas económicos que paralizaron las obras hasta 1984, año en que se volvió a retomar, esta vez si, de manera definitiva. Así, tras finalizar las obras el 4 de noviembre de 1992, fue consagrada por el Papa Juan Pablo II el 15 de junio de 1993.
Volver a la cabecera de la página