Madrid , 22 de Abril de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

Plaza de Isabel II

Seleccionar monumento para obtener información:


REAL CINEMA
TEATRO REAL



REAL CINEMA

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Plaza de Isabel II, 7.

El cosmopolitismo que empezaba a despuntar en el Madrid de los años veinte tuvo muchos de sus referentes en el ámbito del ocio y de la cultura.
La construcción de este teatro-cine obra del arquitecto Teodoro Anasagasti y financiada por la empresa Sagarra, con un coste total de algo más de dos millones de pesetas, supuso un punto de inflexión en la concepción que tanto arquitectos como usuarios tenían de los establecimientos dedicados al ocio.
Sus grandes proporciones le convirtieron en el mayor de España, con capacidad para 1.000 butacas, 54 palcos –cuatro reservados para la realeza- y 700 sillones en el anfiteatro. A sus grandes dimensiones se sumaban las comodidades que presentaba, la elegancia de sus estancias, la decoración interior y la tendencia rococó de sus trazas, lo que le valió que algún diario, como el ABC, le pusiera a la altura de los cines con más glamour de los Estados Unidos de Norteamérica.
Fue inaugurado el 15 de mayo de 1920 por Alfonso XIII con la proyección del programa «Francia Pintoresca» -panorámica en color-, la pieza cómica «El cuarto número 23», el cinedrama «La hija del Plata» y las «Vacaciones de Solly». La singularidad del edificio y la fama de su lujoso bar fueron bien acogidos por las clases aristocráticas y más acaudaladas de la ciudad, hasta el punto de convertirlo en lugar de encuentro obligado para los miembros de la alta sociedad, hecho que conllevo la creación de los «lunes aristocráticos» con el fin de reunirse allí semanalmente.
En 1923 se rehabilitó la terraza para instalar un cine de verano al aire libre con capacidad para 800 localidades y en 1929 se hizo una demostración de las primeras películas habladas.
Con la llegada de la II República el edificio cambió su nombre por el de Cine de la Opera y a comienzos de la Guerra Civil una bomba incendiaria impacto de lleno en el inmueble ocasionando daños de consideración, aunque no impidió su reapertura en 1943.
Pero a la postre las secuelas de la guerra y la necesidad de modernizar las instalaciones aconsejaron su demolición y su completa reconstrucción, con lo que el cine clausuró su actividad entre 1964 y 1965. En 1967 también se inauguraba su nueva sala de cinerama, que junto a los cines Albéniz y Proyecciones, eran los únicos de Madrid que contaban con esta novedad cinematográfica. Posteriormente, se readaptaría de nuevo la sala para proyectar películas de gran formato, lo que llevó a reestructurar el aforo en 1.400 butacas.
En 1992 el cine fue profundamente reformado por el arquitecto Gilbert López-Atalaya, por encargo de su nuevo propietario, la compañía Real Cinema Actividades Cinematográficas. El espacio que antes había ocupado la antigua sala fue dividido para crear cuatro nuevas salas de proyecciones, una principal con 400 butacas y la particularidad de convertirse en teatro, y otras tres más pequeñas con una capacidad total de 670 localidades. En la actualidad siguen funcionando los multicines, pero su elegancia y sus trazas distan mucho de las que tuvo en sus mejores tiempos.
Volver a la cabecera de la página