Madrid , 24 de Octubre de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

Calle de Arrieta

Seleccionar monumento para obtener información:


REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA



REAL ACADEMIA DE MEDICINA Y CIRUGIA

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Calle de Arrieta, 12.

Los orígenes de esta institución se remontan a comienzos de la década de 1730 con las reuniones y tertulias que un grupo de médicos, farmacéuticos y profesores celebraban en las casas del doctor José Ortega y Hernández, en la calle de Montera. Estas reuniones, que tomaron inicialmente el nombre de Tertulia Literaria Médica, se erigieron en la Academia Médica Matritense por merced de Felipe V de 1734. Al igual que sucede con otras corporaciones científicas que aparecen en estos momentos, la Corona va a promover e impulsar, a través de la academia, los estudios médicos y farmacéuticos.
Por Real Decreto de 8 de agosto de 1830 esta institución se fue generalizando en las demás provincias, quedando la de Madrid circunscrita al ámbito de la antigua Castilla la Nueva y celebrando sus juntas en algunas dependencias de la Facultad de Medicina. La misma ley recogía nuevas normas sobre sus componentes y sus objetivos, siendo los principales el cuidado de la salud pública, el estímulo de la enseñanza, el progreso de la medicina y el apoyo científico a la Junta de Sanidad. En consecuencia, también regulaban y vigilaban los experimentos y publicaciones médicas, además de asesorar en la construcción de instalaciones sanitarias, cárceles, lazaretos, cementerios, canales, nuevas poblaciones, teatros y otros lugares públicos. En 1861, después de largos años de trabajo, le fue reconocida su importancia científica y social.
Entre sus publicaciones habría que destacar la colección de obras conocida como Biblioteca Clásica de la Medicina Española, un repertorio considerable de Anales y la elaboración de una Farmacopea oficial. De esta labor literaria se encargaba desde los años de su fundación una de las secciones del organigrama de la academia, dedicándose a las funciones propias de la medicina y de farmacia el resto de las secciones.
A comienzos del siglo XX, algunos académicos trabajaban por dotar a la institución de una nueva sede que contara con estancias más espaciosas y adecuadas para realizar sus funciones y celebrar sus juntas. Finalmente, por el Real Decreto de 3 de diciembre de 1909 el gobierno aprobaba el proyecto oficial para construir la nueva academia, en un solar de la calle de Arrieta en el que durante muchos años había estado la Biblioteca Nacional. Al año siguiente el arquitecto Luis María Cabello Lapiedra redactaba el proyecto y se hacía cargo de la dirección de las obras hasta su conclusión tres años después. De este edificio de trazas clásicas entre medianerías, cabe destacar la acústica y la iluminación del anfiteatro del salón de actos, semejante al construido por Wren en la Escuela de Medicina de Londres, y la composición de la fachada con un interesante acceso flanqueado por cariátides.
Volver a la cabecera de la página