Madrid , 22 de Julio de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

Calle de Alfonso VI

Seleccionar monumento para obtener información:


COLEGIO DE SAN ILDEFONSO



COLEGIO DE SAN ILDEFONSO

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Calle de Alfonso VI, 1.

Este colegio ubicado primitivamente en el número 3 de la Carrera de San Francisco es el más antiguo de Madrid, fue también conocido como Colegio de Niños de la Doctrina y popularmente llamado de los Doctrinos. No se sabe la fecha exacta de su fundación, aunque gran parte de los cronistas y estudiosos de estos temas se han atrevido a datarlo en el último tercio del siglo XV, coincidiendo con el reinado de los Reyes Católicos, y posiblemente influenciados por la cronología que recogen los Anales de Madrid de Antonio León Pinelo, que va desde los años 447 a 1658.
Sea cual fuere la fecha de su fundación, lo cierto es que hasta el siglo XIX este establecimiento contaba con cuarenta plazas para educar exclusivamente a niños naturales de Madrid, de legítimo matrimonio, que fueran huérfanos por lo menos de padre, con el fin de enseñarles a leer, escribir y contar, para luego facilitarles un oficio. De sus funciones administrativas, necesidades pecuniarias y la elección y control de su personal se encargaba el Ayuntamiento de Madrid por medio de un patronato. Para contribuir a la manutención del colegio, los niños eran contratados para cantar en los entierros, en las procesiones y otras ceremonias religiosas.
A finales del siglo XVIII también se empezó a contratar a los niños para que cantaran los números del sorteo de la lotería, tradición que aún sigue presente en nuestros días y ha convertido el colegio en una institución muy popular.
En enero de 1848 se redefinieron sus estatutos, fue declarado establecimiento municipal de primera enseñanza y continuó bajo tutela municipal con prácticamente las mismas condiciones: los niños huérfanos ingresaban en el centro entre los 7 y 9 años de edad, aprendían los conocimientos elementales, algunas nociones de gramática, aritmética, geometría y dibujo, y acabada su formación, cuando cumplían los 15 años de edad, se les facilitaba el desempeño de un oficio y se reservaba para los más meritorios la provisión de algunos puestos en la administración municipal.
En 1884 el colegio fue trasladado a la calle Alfonso VI a unas casas que habían sido del Marqués de Benalúa, pues su antigua ubicación de había quedado pequeña al ir creciendo el número de niños que dependían de esta institución. Así, en 1911 sostenía a 90 huérfanos varones y en las áreas de aprendizaje se habían incluido la música, la taquigrafía y la gimnasia, costando la manutención del centro 85.000 pesetas anuales que pagaba el ayuntamiento.
Volver a la cabecera de la página