Madrid , 24 de Abril de 2018

MONUMENTOS

¿Qué hay en la calle...?

Nueva búsqueda por calle o iniciales:

Lista de Resultados por ...

[ CALLES ] obtenidas

[ MONUMENTOS ] correspondientes a...

[ INFORMACIÓN ] sobre...

MINISTERIO DE HACIENDA

[ AMPLIAR ] fotografía


[ IMPRIMIR ] fotografía y texto


Sabías que..

Dirección: Calle de Alcalá, 5, 7, 9 y 11.

La antigua casa de la aduana, también conocida como aduana vieja, fue construida en 1645 en la desaparecida plazuela de la Leña, hoy reemplazada por la calle de la Bolsa. No era una casa muy notable y sus oficinas en principio tenían capacidad para realizar las funciones propias de su actividad, aunque pronto se vieron desbordadas por el creciente número de competencias que sucesivamente se le iban encomendando. Así, durante el siglo XVIII se hizo cargo de las diferentes Direcciones de Rentas Generales y Provinciales del reino y de las no menos importantes rentas estancas de la Corona (tabaco, sal, naipes, aguardientes, vidrio, etc.). Viendo la necesidad que se tenía de un edificio más espacioso y en mejor disposición, Carlos III encargó en 1761 a Francisco Sabatini el proyecto de construcción de una nueva casa de la aduana en la calle de Alcalá. El edificio, cuyas obras concluyeron en 1769, había sido concebido como un palacio italiano pero sin descuidar el carácter funcional que requería la institución. El exterior presentaba una fachada de buenas proporciones rematada con balaustrada, compuesta por un zócalo almohadillado y por la sucesión de distintos órdenes de ventanas y frontones dispuestos con orden y simetría. El interior estaba organizado en torno a tres grandes patios, dos de ellos separados por un espacioso vestíbulo que comunicaba con una escalera de doble derrame, y contaba con dependencias espaciosas y sótanos amplios que servían a la vez para almacenes.
La reforma fiscal impulsada por el gobierno moderado de 1845 creó un sistema tributario liberal que homologaba a España con otros países europeos y estaría vigente hasta 1978. Como consecuencia de esta reforma el Ministerio de Hacienda fue trasladado en 1848 a la Real Casa de la Aduana, pues había aumentado considerablemente su número de funcionarios y oficinas, al tiempo que se iban desalojando los antiguos servicios fiscales de la monarquía.
En 1944 el arquitecto Miguel Durán Salgado amplió las dependencias ministeriales con la construcción de un nuevo edificio sobre el solar del palacio del Marqués de la Torrecilla -contiguo a la casa de la aduana- y que había sido destruido durante la guerra civil. Para ello, Durán empleó elementos arquitectónicos y decoraciones similares, aprovechando además la portada que había pertenecido al antiguo palacio, obra de Pedro de Ribera (1716-1731).
En la actualidad el Ministerio de Hacienda sigue establecido tanto en la Real Casa de la Aduana como en el edificio contiguo.
Volver a la cabecera de la página